Las personas diabéticas con el tiempo van perdiendo la sensibilidad en la piel, provocando esto que no puedan sentir calor, dolor y quemaduras, etc. haciéndose pequeñas llagas